Este es el décimo de una serie de artículos extraídos de un pequeño dossier de 61 páginas que elaboré en diciembre de 2008. La parte novena fue publicada el pasado día 03 de octubre.

Al final del primer artículo de la serie se incluye un archivo con el índice del dossier original y la lista con los nombres de los autores cuyo trabajo he muestreado.

Noticias:

La nueva administración USA

Obama elige a los que han fracasado

por Eric Toussaint*, Damien Millet*

11 de diciembre de 2008

Barack Obama, niño preferido de Wall Street y de la City londinense, auspiciado por los buenos publicistas como el «candidato de los pobres» viene de nombrar su equipo económico. Obama, el ex senador del Illinois, que llevó a cabo la campaña electoral más gastadora y cara de la Historia de los EE.UU. gracias a las millonarias donaciones de los bancos JP Morgan Chase y Goldman Sachs, viene de designar en la Casa Blanca a aquellos que en el pasado organizaron la ola de desregulaciones económicas de los años 90, analizan Eric Toussaint y Damien Millet. Washington pretende utilizar los desórdenes de la crisis financiera para acelerar la globalización.


Algunos esperaban que Barack Obama, el presidente electo de Estados Unidos, nombrara un equipo económico profundamente renovado para poder poner en marcha un New Deal. Obama iba a cambiar el capitalismo, aunque no abolirlo, y a instaurar una nueva era de regulación de la economía. Pero, en realidad, Obama ha elegido a los más conservadores entre los consejeros demócratas, los mismos que organizaron una desregulación desbocada durante la presidencia de Bill Clinton, a finales de los noventa. Cuando nos detenemos en tres nombres emblemáticos, la coherencia de su elección es reveladora.

El primero en la línea de salida es Robert Rubin, secretario del Tesoro entre 1995 y 1999. Desde que llegó al Tesoro tuvo que enfrentarse con la crisis financiera de México, primer gran fracaso del modelo neoliberal en los años noventa. Luego impuso, junto con el FMI, un tratamiento de choque que agravó las crisis producidas en el sudeste asiático en 1997-1998, y después en Rusia y Latinoamérica en 1999. R. Rubin no dudó nunca de los beneficios de la liberalización y contribuyó decididamente a imponer a la población de los países emergentes políticas que degradaron sus condiciones de vida y aumentaron las desigualdades.

En Estados Unidos, ejerció su potente influencia para conseguir la abrogación de la Glass Steagall Act, o Banking Act, establecida desde 1933, y que, en especial, declaró la incompatibilidad del banco de depósitos con el banco de inversiones. De este modo, la puerta quedó abierta para toda suerte de excesos de los financieros ávidos del máximo beneficio, lo que posibilitó la crisis internacional actual. Para rizar el rizo, esta abrogación de la Banking Act permitió la fusión de Citicorp con Travelers Group para formar el gigante bancario Citigroup... En el 2000, Robert Rubin entró en la dirección de Citigroup… que el gobierno estadounidense acaba de salvar con urgencia, en noviembre de 2008, ¡garantizándole más de 300.000 millones de dólares de activos! A pesar de ello, R. Rubin es uno de los principales asesores de Barack Obama.

La segunda personalidad en escena es Lawrence Summers, heredado del puesto de director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca. Sin embargo, su carrera contiene cierto número de manchas que deberían ser indelebles. En diciembre de 1991, mientras era economista jefe del Banco Mundial, Summers osó escribir en una nota interna: «Los países con escasa población de África tienen una bajísima contaminación. La calidad del aire es de un nivel inútilmente mayor que la de Los Ángeles o México. Es necesario alentar el desplazamiento de las industrias contaminantes hacia los países menos avanzados. Debe existir cierto grado de contaminación en los países en los que los salarios son más bajos. Pienso que la lógica económica que dice que los residuos tóxicos deben volcarse allí donde los salarios son los más bajos es imparable. [...] La inquietud [a propósito de los agentes tóxicos] será evidentemente mayor en un país donde la gente vive bastantes años como para enfermar de cáncer, que en un país donde la mortalidad infantil es del 200 por mil en menores de cinco años.»

E incluso agrega, en ese mismo año: «No hay […] límites a la capacidad de absorción del planeta capaces de bloquearnos en un futuro previsible. El riesgo de un apocalipsis debido a un calentamiento global o a cualquier otra causa es inexistente. La idea de que el mundo corre hacia su perdición es profundamente falsa. También es un profundo error pensar que deberíamos imponer límites al crecimiento debido a los límites naturales [sobre esta cuestión, escuchen a Daniel Estulin en el vídeo referenciado en el primer enlace al comienzo de este artículo], que además es una idea cuyo costo social sería asombroso si alguna vez se llegase a aplicar.» Con Summers al comando, el capitalismo productivista gozará de un espléndido porvenir.

Habiendo sido nombrado secretario del Tesoro durante el gobierno de Clinton, en 1999, Summers presionó al presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, para que se sacara de encima a Joseph Stiglitz, que lo había sucedido en el puesto de economista jefe y que era muy crítico con las orientaciones neoliberales que Summers y Rubin ponían en marcha en todas las partes del mundo donde estallaban incendios financieros. Después de la llegada de George W. Bush, Summers continuó su carrera convirtiéndose en presidente de la universidad de Harvard en 2001, pero se destacó particularmente en febrero de 2005, cuando logró la enemistad de toda la comunidad universitaria después de una discusión en la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, sus siglas en inglés). Interrogado sobre las razones por las que hay escasas mujeres en los puestos elevados en el ámbito científico, afirmó que las mujeres están menos dotadas que los hombres para las ciencias, descartando cualquier otra explicación posible como el origen social y familiar, o una voluntad de discriminación. Esto provocó una gran polémica, tanto en el interior como en el exterior de la universidad. A pesar de sus excusas, las protestas de una mayoría de profesores y estudiantes de Harvard lo obligaron a dimitir en 2006.

Si su responsabilidad en la situación actual todavía no está demostrada, su biografía, que se puede consultar en el sitio internet de la universidad de Harvard en la época de su presidencia, confirma que «ha dirigido el esfuerzo de la puesta en marcha de la más importante desregulación financiera de estos últimos 60 años». ¡No se podría ser más claro!

La tercera personalidad elegida por Obama, Timothy Geithner, será nombrado secretario del Tesoro. Actualmente presidente del Banco Central de Nueva York, había sido subsecretario del Tesoro encargado de las Relaciones Internacionales entre 1998 y 2001, adjunto sucesivamente a Rubin y a Summers, y activo, en particular, en Brasil, México, Indonesia, Corea del Sur y Tailandia, todos símbolos de los desastres del neoliberalismo, que sufrieron graves crisis durante ese período. Las medidas promovidas por este trío infernal hicieron recaer el coste de la crisis sobre las poblaciones de estos países. Rubin y Summers son los mentores de Geithner.

Ahora, el alumno se une a sus maestros. Nadie duda que continuará defendiendo las grandes instituciones financieras privadas, sordo a los derechos humanos fundamentales, ridiculizado en Estados Unidos y en cualquier lado debido a las políticas económicas que defiende con vehemencia.
Pretender regular de nuevo una economía mundial que ha perdido el norte dando el comando de la operación a los que la desregularon con violencia, es como querer apagar un incendio con gasolina.

*Eric Toussaint
Eric Toussaint es presidente del CADTM-Bélgica (Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo). Último libro publicado: Banque mondiale: le coup d’État permanent, CADTM/Syllepse/Cetim, 2006
.

*Damien Millet
Presidente del Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM), (www.cadtm.org), coautor con Eric Toussaint del libro “50 preguntas, 50 respuestas sobre la deuda, el FMI y el BM”
. E-Mail: damien.millet@cadtm.org.

******

La crisis de 1929 y la esclavitud (Parte décima: noticias 2)
Enviar comentario
Comentarios
25 de outubro do 2010 09:22, por Durán Vázquez

A propósito del primer enlace de este artículo, intentaré adelantarme a los previsibles tópicos dando un aviso para navegantes:

por favor, tomen las informaciones indicadas en su justa medida. Es decir, deténganse en lo que los enlaces tienen en común con el resto de artículos de esta serie corroborando, o cuando menos reafirmando, los datos que sostienen la argumentación principal. Desestimen, por tanto, cualquier otro tipo de cuestiones secundarias que nada más pretenden "contaminar" lo que es información veraz y útil, como sucede, por ejemplo, con el discurso formal (estética) de ciertos programas de radio (o televisión, prensa escrita, páginas web, etc.) que tienden a la fantasía, el tremendismo y lo casposo, y donde dan voz a ciertos personajes como un modo indirecto de desacreditarlos. Bajo el recurso a la falacia ad hominem, se pueden dar a conocer ciertos datos sensibles por medio de canales de comunicación ya desacreditados de antemano como un modo de mezclar lo veraz y lo falso. Se anula así el potencial "peligro" de esos datos sensibles al mismo tiempo que se finge transparencia, haciendo ver que toda voz tiene derecho a expresarse en la sociedad contemporánea.

Categorías
Durán Vázquez