Orkestra Zombie, Loty Negarti y Oier I.A.
sábado, 1 de novembro do 2008, por Alejandro Durán.

orkestra zombie

"Orkestra zombie" es una misteriosa agrupación de no-muertos de origen e intenciones desconocidas. Esta grabación recoge fragmentos de su marcha por la Roma italiana, realizada durante la convención de zombies que les reunio a finales del 2007. Aullidos fantasmales, rituales arcanos y las interferencias que provocaban su presencia en los aparatos electrónicos cercanos componen este inclasificable viaje sonoro, mas cercano a una psicofonia que a cualquier música ya conocida.

loty negarti . antylogy ’0’, electronic chemical sound poem

El getxotarra afincado en Donostia Loty Negarti (A. Izagirre) es un inquieto creador que gusta de coquetear con diferentes disciplinas siendo las generadas en el medio sonoro las (posiblemente) mas solidas e interesantes. Su aproximación al sonido, fría y a menudo de una rigidez casi matemática, es llevada a su máxima expresión en la pieza "Antylogy", realizada en base a sonoridades digitales generadas por software libre. Una cuidada composición de sonoridades agudas, crudas a la vez que delicadas, formando, según sus palabras, un "poema sonoro electrónico-químico"

oier i.a. . dedalu

Oier I.A. (Iruretagoiena) es sin duda uno de los artistas sonoros mas destacados del País Vasco. Su música, firmemente creyente en las grabaciones de campo y en los sonidos realizados mediante procesos manuales, tiene como características más destacables una gran riqueza y sensibilidad tímbrica y un preciso control del tiempo. "Dedalu" es su primer trabajo no firmado mediante su habitual seudónimo "Tüsüri", y posiblemente su obra mas personal, y radical, hasta la fecha. Una composición monótona pero en constante evolución que se nutre de la manipulación de sonidos eléctricos para desatar unas sensaciones tan solo definibles por su ambigüedad.

Web de larraskito : Myspace

Enviar comentario
Comentarios
5 de novembro do 2008 03:32, por Durán Vázquez

Dedalu es una pieza de media hora en la que las frecuencias evolucionan lentamente según un esquema repetitivo genuinamente minimalista. Este planteamiento formal es tan sencillo en su concepción como difícil de ejecutar con éxito sin caer en la repetición superflua o el hastío. En mi opinión, este es un tipo de composición ideal con la que trabajar cuando los intereses de un artista se centran en las cualidades tímbricas antes que en ningún otro aspecto del sonido. Y en cuanto a timbres y armónicos, Oier Iruretagoiena parte de algunas ideas eficaces que se van sucediendo con un finísimo sentido de la cadencia rítmica. Pero que nadie espere encontrar aquí música convencional. Esta pieza es un recorrido que propone, sobre todo, una exploración sonora en la que el paso del tiempo se deja sentir como si fuese algo real y tangible. Los tonos no forman melodías ni acordes al uso, sino más bien capas de sonidos imbricados que resultan en un paisaje sonoro irreconocible y complejo que deja, al final de la escucha, la sensación de haber tenido una experiencia a la vez musical y orgánica. El gran logro de Dedalu es que mantiene un equilibrio entre todos los distintos parámetros del sonido: la estructura es extremadamente repetitiva pero la acertada sucesión de elementos impide que la conciencia del oyente se desentienda de la escucha; los sonidos empleados no son bucólicos, pero tampoco hay estridencias ni clichés efectistas propios de muchos trabajos de ruidismo. En Dedalu percibo, sobre todo, tensión. Una tensión que me atrapa y en la que me complazco. Es como ese bucle de sólo un compás de batería que te gusta tanto que te pasas horas escuchándolo y termina por convertirse en el fondo sonoro de tus pensamientos. Cuando termina su escucha, Dedalu permanece vivo dentro del oyente.

Durán Vázquez

Categorías
Alejandro Durán